Helmántica - Salamántica

Helmántica - Salamántica

Salamanca, ciudad situada en el noroeste de España, dentro de la comunidad autónoma de Castilla y León, junto al río Tormes.

La capital tiene una población de 152.048 habitantes, y su área metropolitana unos 228.881 (INE, 1 enero 2012).

Alberga la universidad más antigua de España, creada en 1218 por Alfonso IX de León y fue la primera de Europa que ostentó el título de Universidad por el edicto de 1253 de Alfonso X el Sabio y la bula del Papa Alejandro IV en 1255. Durante la época en la que fue una de las universidades más prestigiosas de occidente se hizo popular la frase: «Quod natura non dat, Salmantica non præstat» que significa «Lo que la naturaleza no da, Salamanca no presta».

José Antonio Alonso Talon

Personajes ilustres relacionados con Salamanca han sido: Antonio de Nebrija, Cristóbal Colón, Fernando de Rojas, Francisco de Vitoria, Fray Luis de León o Miguel de Unamuno. Incluso Miguel de Cervantes alabó nuestra ciudad quizás por su belleza "tanto interior como exterior", como lo demuestra la cita del encabezado de esta página.

En 1988 la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Cuenta con un importante patrimonio arquitectónico, entre el que destacan sus dos catedrales, la Catedral Vieja y la Nueva, la Casa de las Conchas, la Plaza Mayor, el Convento de San Esteban y las Escuelas Mayores.


Vista de la Catedral de Salamanca desde la ribera del río Tormes
Salamanca, Ciudad Dorada

La religión católica está presente en muchos de sus edificios e instituciones, desde escuelas, colegios mayores, residencias... pasando por iglesias, conventos, etc. Su influencia se ve representada en la Semana Santa salmantina, que desde 2003 está declarada de Interés Turístico Internacional.

Algunos hechos destacables desde principios de este siglo -aunque en la actualidad no tanto- son:

  • En 2002 fue Capital Europea de la Cultura.
  • En 2005 acogió la celebración de la XV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.
  • Desde 2005 se celebra anualmente el Festival Internacional de las Artes de Castilla y León (FACYL).
  • En Salamanca se encuentran importantes centros de investigación, como el Centro de Investigación del Cáncer, el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCYL), el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico del Agua (CIDTA) y el Centro de Láseres Pulsados Ultracortos Ultraintensos (CLPU).
  • La ciudad ha sido sede central de entidades financieras como Caja Duero, después Caja-España y ahora...
  • Ha contado y aún subsiste con las mayores empresas dentro de la comunidad autónoma, por facturación: Viajes Halcón, Grupo Recio, Grupo MRS, Laboratorios Intervet, Grupo Mirat, Grupo Insa, etc.
  • Además, en la actualidad, está considerada como el gran referente mundial en la enseñanza del castellano, ya que concentra el 78% de la oferta existente en Castilla y León, y del 16% de España.

Salamanca, arte, saber y ...

«Estais preparados??? Todos a la pista!!!! Salamanca!!! Salamanca!!! Salamanca!!! Escucha colega te voy a revelar la movida salmantina que mola cantidad Esta es tierra de cuernos y de tipicos chochos todo en la ciudad cambia a eso de las ocho la peña se mueve con mucha alegria desde Bordadores a Varillas y Gran Via...»

(escrito tal y cual como está en http://www.versalamanca.com/salamanca-arte-saber-toros.html)

Logotipo Universidad de Salamanca     Logotipo Universidad Pontificia de Salamanca

En los últimos años, a pesar de los avances y progresos citados relacionados sobre todo con las universidades y los estudios que éstas prestan, la actual "crisis económica" unido al bajo potencial de sectores como la industria o la agricultura y la ganadería, hacen que los salmantinos tiendan a emigrar, contando la ciudad con casi 40.000 personas paradas, y aunque las cifras varían, en el resto de España, las datos son más alarmantes.


Recuerdos de mi infancia

Nací el día 1 de junio de 1967 (día en el que en el Reino Unido se publica el esperado álbum del grupo de rock The Beatles: Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band) y un año en el que EE.UU. iniciaba la triste guerra del Vietcom, según mi madre, en la "Sala del Niño Jesús" del Hospital de la Santísima Trinidad, según mi padre en la "costa de la bellota".

Hospital de la Santísima Trinidad
Hospital de la Santísima Trinidad

Mi abuelo Rafael Talon, republicano, personaje ilustre de Salamanca que se codeaba con otros ilustres como Miguel de Unamuno, fue quien más valores y virtudes me inculcó, también su hermana, mi tía abuela, Antonia Talon, que acaba de cumplir 101 años, es una persona con un increíble juicio y discernimiento, a pesar de su edad, quizás porque aprendió a vivir sin hacer daño a nadie, es más haciendo el "bien sin mirar a quien", ayudando sin pedir nada a cambio.

Bueno, siendo 7 hermanos contando conmigo, siempre tenía con quién jugar y bajar a los jardines y plazuelas, recuerdo la Plaza de los Bandos y la Plaza de la Libertad, cercanas a la casa de mis abuelos y, cómo no, cercana a la casa de mi tía abuela de la Calle Meléndez, la Plaza de Anaya, cuando el suelo era de tierra y no tenía granito o también la Plaza de San Benito. Jugando sin parar... éstos fueron los mejores años de mi vida, donde además de jugar desarrollé mi creatividad, no teníamos juguetes, más bien nos los hacíamos, y así, aprendí a relacionarme con todo tipo de personas en la mejor escuela que puede haber, las calles del barrio antiguo y zona centro de mi ciudad.

  • Plaza de los Bandos Salamanca Plaza de los Bandos Salamanca De tanto jugar, varias veces terminé cayendo en esta fuente.
  • Plaza de la Libertad Salamanca Plaza de la Libertad Salamanca En un viejo árbol de esta preciosa plaza conseguí subir, emulando a Tarzan.
  • Plaza de San Benito Salamanca Plaza de San Benito Salamanca Plaza rodeada de iglesias donde aprendí a montar en bicicleta.
  • Plaza de Anaya Salamanca Plaza de Anaya Salamanca Por su disposición una de las más bellas de la ciudad en pleno centro histórico.

A los 6 años, ingresé con mi hermano mayor, en la O.J.E. (Organización Juvenil Española), quizás por lo revoltosos que éramos, nos metieron en una institución fundada para la hermandad y entrenamiento de los jóvenes y niños que desearan hacer de su vida un "permanente acto de servicio a la justicia y a la Patria, dentro del espíritu cristiano de nuestros mayores". Tenía y aún tiene hoy un lema: "VALE QUIEN SIRVE", que como éramos pequeños y lo que queríamos era jugar casi no comprendíamos... Sin embargo, con el tiempo, a los 10 años, ya no me creía esta idea y afán de adoctrinamiento por parte de algunos superiores y preferí cambiarla por "TODO EL MUNDO VALE". De todos modos, puedo decir que algo aprendimos a través de las numerosas excursiones y campamentos a los que nos llevaron (ejemplo: subí al Calvitero, pico de 2.400 m., y peor fue la bajada). Actualmente esta organización dicen que continúa sus actividades, como movimiento de juventud para el tiempo libre que, con una filosofía propia (USIA) y a través de técnicas pedagógicas específicas, pretende la "formación ciudadana de sus miembros en el respeto a la Constitución y a las Instituciones del Estado". Eso sí, habría que ver la ciudadanía de muchos miembros de algunas de esas instituciones, entre ellos, muchos de los políticos.


Aprendiendo y enseñando

antiguos castigos
¡Qué bonita la lectura!

Lo de ir a clase me viene desde pequeño, ya con 2 ó 3 años entré en una guardería infantil de Benavente (Zamora), pueblo al que destinaron a mi padre por razones de trabajo, más que nada para acompañar a mi hermano y no quedarme solo en casa mientras él iba a "jugar". La guardería pertenecía a un colegio de monjas de cuyo nombre no quiero acordarme. Lo digo porque, aparte de los juegos, también había una cierta disciplina pero, un poco dura. Todavía recuerdo cómo un día quizás porque mi hermano, de 3 ó 4 años, estaba armando más de la cuenta una monja le mandó ponerse mirando contra la pared con los brazos en cruz y sujetando un grueso libro en cada mano; a mí me pareció algo divertido y, como vieron que yo también armaba, me pusieron igualmente mirando a la pared con los brazos en cruz, aunque sin sujetar los libros...

Más tarde, ya en Salamanca, recuerdo a Doña Laura, una profesora que recibía en su casa -cerca de La Alamedilla, a alumnos de cualquier edad (yo entré con 4 años, por ejemplo, pero había mayores que también nos enseñaban), para aprender un poco de todo, desde lengua a matemáticas pasando por geografía, incluso nos ponía la muy novedosa por aquellos tiempos televisión para ver algún documental o programa infantil. Aquí sí que disfruté, aprendiendo de una manera de lo más informal... lástima que durara poco tiempo.

Y llegó la educación más "formal", entrando los tres hermanos que éramos entonces en el Colegio Público «Francisco de Vitoria», muy cercano a la casa que alquilamos en la calle Calvo Sotelo, después Padre de las Casas y ahora Rector Lucena (frente Hacienda). Aquí estuve desde el último curso de Preescolar hasta 8º de la Educación General Básica (E.G.B.). Fue un colegio que pasó de la enseñanza basada en castigos (la letra con "sangre entra") a una educación más "liberal", recuerdo cuando un día, a los nueve años, gritaron al entrar en el colegio "ha muerto Franco, fiesta, no tenemos clase"...

A pesar de que era un colegio mixto, los niños estábamos separados de las niñas, con aulas diferentes, incluso salíamos a horas distintas al patio de recreo... Esto era peor pues la curiosidad que teníamos por el sexo contrario hacía que nos dispersáramos e hiciéramos todo lo posible para espiarnos. Las actividades que realizaban ellas también creo que eran diferentes, pues sólo hasta que se hizo mixto realizamos alguna actividad que en un principio estaba reservada para el sexo femenino como era crear "servilletas y manteles", a lo que yo mismo me negué al principio, y después, poco a poco me fue gustando, con lo útil que me ha sido después el saber coser...


Entrada Colegio «Francisco de Vitoria», C/ Padilleros, 2 Patio Colegio «Francisco de Vitoria» Pasillo Infantil «Francisco de Vitoria» Detalle Colegio «Francisco de Vitoria»

Buenos recuerdos tengo de algunos profesores, de los que más se preocupaban porque aprendiéramos de verdad, con clases y actividades interesantes, de Lenguaje, Matemáticas, Ciencias Naturales, Historia, Geografía, Inglés (a partir del 6º curso), pero sobre todo la Educación Plástica, por las habilidades creativas que podíamos mostrar... Con algún examen, pues sí porque así se lo pedían, pero sobre todo por los que nos abrían el gusanillo para aprender a aprender por nuestra cuenta.

En esta línea seguí estudiando en el Instituto «Fray Luis de León», el primer curso con materias comunes, pero en segundo ya podíamos elegir una especialidad y, a pesar de que las Matemáticas, la Física, la Química ahora me gustan, no las tenía mucho aprecio en aquellos tiempos, quizás por su dificultad para comprenderlas o por la incapacidad de algunos profesores para enseñarlas. Por esta razón elegí la opción de "letras puras", aunque sin mi materia preferida, el Dibujo "Técnico".

Al igual que en el colegio, había profesores que además de las materias transmitían un gusto por la enseñanza, por la lectura, la geografía, la historia, los idiomas, etc., pero otros... mejor no hablar por lo difícil que me fue repetir algunos de los contenidos que nos pedían cuando había que examinarse. Con algunos de los primeros sigo teniendo contacto, con lo que el aprender y enseñar es un no parar.

Tengo recuerdos de compañeros y de los primeros "ligues" pues al lado del masculino Fray Luis teníamos el femenino Lucía de Medrano al que había que "conquistar".

Instituto de Educación Secundaria «Fray Luis de León»

También quiero destacar algunas malas influencias o vicios legales e ilegales que no siendo conscientes, por imitación empezamos a probar... qué mejor sitio para hablar de éstos que este fondo de página que representa la controvertida fachada de la universidad que juega con la ambigüedad de los vicios y las virtudes, estando la rana precisamente en el lado de éstas, quizás lo hicieran adrede, para que siempre pensáramos en este tema.

Y... siendo mayor de edad, llegó la Universidad, bueno, mejor dicho la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de E.G.B. «Gabriel y Galán» de Salamanca. ¿Por qué? Porque siempre me gustó enseñar y aprender, a cualquier niño, a mis hermanos, padres, abuelos, familiares... Enseñar un poco de todo para todos los que quieran saberlo, y son precisamente los más pequeños los que necesitan educarse primero para después formarse.

Sin embargo, a pesar de mis buenas intenciones el primer año fue un poco fracaso -que nadie piense que esta carrera es fácil- con tantas asignaturas y los temidos exámenes, aprobé 2 de 7 (aunque en en mi casa dije que aprobé 5 de 7). Así después de un año casi sabático (que también dediqué a estudiar unas oposiciones de Auxiliar Administrativo) tomé la decisión de empezar el 2º curso con más ganas y esto me dio su fruto al obtener una beca de estudios.

Antigua Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de E.G.B. «Gabriel y Galán»
Taller de Expresión Plástica Colegio «Antonio Machado»

Así con una motivación económica tuve un cambio notable en mis calificaciones y me esforcé para obtener las becas de años posteriores (hasta el final de mis estudios de doctorado). Además de las becas, el hecho de comenzar a realizar las prácticas y tener contacto con los alumnos me hizo interesarme mucho más por la enseñanza, sus métodos, organización, currículos, etc.

Como las prácticas me parecían cortas, empecé a dar clases particulares de apoyo al estudio y, en cuanto propusieron realizar un taller extraescolar de Expresión Plástica, no dudé en apuntarme como voluntario, y después repetir un 2º año ya por mi cuenta y el 3º... y así, hasta el 7º, los primeros en colegios oficiales y los últimos en centros de acción social de diferentes barrios de la localidad.

Justo después de Magisterio, al tener los conceptos recientes, quise probar a presentarme a una oposición de Maestros de Educación Infantil, pero el estudiar las cosas de memoria para repetirlas en este caso ante un tribunal no iba conmigo... aún así saqué un 3,8 (supongo que por la exposición práctica de un tema más que la teórica).

Ya en la actual Facultad de Educación, realicé primero los estudios de Pedagogía, para obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (Especialidad: Diseño Curricular) y, para seguir aprendiendo un "poco más", el Doctorado en Innovaciones Educativas e Historia de la Educación.

Otra vez, más de lo mismo, algunos profesores que te repetían los mismos contenidos de un año para otro sin modificarlos, y otros que se esforzaban en realizar cambios e innovar y que te sugerían algún trabajo o investigación no para aprobar la asignatura sino para tu aprendizaje personal.

Anécdota: Tan cansado estaba de un profesor, que quise ponerle a prueba, y cuando me pidió un trabajo para aprobar su asignatura que ni siquiera nos enseñó, le incluí en el mismo cómo hacer una "tortilla de patatas". El resultado fue que aprobé la asignatura habiendo aprendido el proceso de la realización de la tortilla.

En fin, a pesar de estos problemillas, quiero destacar que seguí obteniendo las ordinarias becas de estudio.

Además de una beca ERASMUS en el 2º curso de Pedagogía teniendo la oportunidad de ir a los Países Bajos. Allí, durante 7 meses, sí que aprendí, además de algo de los idiomas inglés y holandés, sobre todo, conocí su sistema educativo, desde sus primeros niveles hasta los universitarios y los esfuerzos que hacían los profesores y gobernantes para que los estudios tuvieran salidas profesionales. Y todo lo que aprendí, por la forma en que lo hice, sin exámenes, sólo entregando un trabajo realizado en colaboración con una compañera de Bulgaria, casi lo recuerdo como si lo hubiera hecho ayer (y fue en 1992, año en que España celebró el mundial de fútbol).

Facultad de Educación Universidad de Salamanca

Ya finalizando el doctorado, de nuevo en Salamanca, tuve otra ayuda como Becario de Investigación dentro del Departamento de Teoría e Historia de la Educación. Yo pensaba que iba a colaborar con tareas de investigación, sin embargo, las labores que realicé tuvieron que ver más con la ordenación y clasificación manual de ficheros y documentos del departamento. Otra desilusión que tuve al hacer el doctorado fue la escasa ayuda que me brindó mi director de tesis, cuyo tema quiso ser: "La Educación Artística Plástica en Salamanca a partir de la 2º República", y basada en un tema el del dibujo, la pintura, el modelado, etc. que, a pesar de que algún ministro y consejero educativo lo infravalore -potenciando otras materias más dogmáticas-, es de vital importancia, para el desarrollo personal y profesional de los alumnos, incluso para los que hacemos diseño gráfico y web, por la CREATIVIDAD.



Trabajando "sin parar"

Al acabar de estudiar, se acabaron las becas, y había algo que ganar.

Con tantos hermanos que éramos, las "pagas" que nos daban no podían ser muy elevadas (hasta los 12 años una peseta más por cada uno). A los 14 años, el primer dinero que gané fue vendiendo en El Rastro (primero en la Plaza del Oeste y después en el Paseo del Rector Esperabé) todo tipo de libros, comics, revistas, tebeos, etc. que cogía de casa y después reponía para que no viesen muchos huecos en los armarios... Después mi primer trabajo como tal fue vendiendo libros, puzles, crucigramas, etc. a domicilio, trabajo duro, pero... al menos, conseguí comprarme mi primer radiocasete, que todavía me dura, al módico precio de 14.000 pesetas, descontando lo que el coordinador se quedaba como comisión por no hacer nada. También me fue útil este trabajo, en el que estuve casi dos años, para conocer la realidad social y económica de Salamanca.

Ya durante mis estudios universitarios, por la situación familiar, empecé a "ganarme la vida", como he dicho dando clases particulares de apoyo escolar y también de español para extranjeros, pero sobre todo pasando trabajos a ordenador a estudiantes, profesores, particulares y empresas. Empecé haciéndolos a máquina de escribir ("Underwood" o la "Hispano Olivetti"), y procurando no confundirme.

Mi afición por la informática empezó cuando un día me dijo un amigo que había unos ordenadores "Macintosh" instalados en la Facultad de Farmacia y, después una sala repleta de ellos en la Facultad de Ciencias. Allí iba a realizar algunos trabajos personales y también para otros, con los que, al tiempo que estudiaba, seguía ganando algún dinero, el suficiente para empezar a comprarme mis propios ordenadores (recuerdo que los del "Rincón del Vago" se interesaron por mi volumen de trabajos realizados).

Desde entonces mi experiencia y conocimientos de sus sistemas (también de los PCs) y aplicaciones fue creciendo hasta el punto de compaginar la enseñanza con la informática durante mis estudios de Magisterio y Pedagogía, que después me han servido para trabajar en ambos sectores: la informática y la enseñanza.

Mi primer trabajo "cotizando" al entrar como Diseñador Gráfico en la sección de Publicidad del periódico la Tribuna de Salamanca, allí estuve dos años mejorando la publicación de los clasificados gracias a mi pericia con los programas de Microsoft y después con la implementación de bases de datos, para que salieran los anuncios que tocaban cada día.

Sin embargo, como me pagaban poco... empecé a recibir algunas ofertas, y decidí dejar el periódico para ir a Valladolid a trabajar a una imprenta, de lo que me arrepiento bastante pues los jefes eran demasiado exigentes y no duré más de un mes.

No obstante, al disponer de un ciclomotor, aproveché mi estancia en esa ciudad trabajando como mensajero para la empresa MRW, entregando todo tipo de cartas y pequeños paquetes a la mayor urgencia posible.

Después de un año, me cansé de repartir y volví a Salamanca, para seguir con lo mío, la informática y el diseño gráfico, y... después de realizar algún curso, poco tiempo tardé en trabajar, como he dicho antes, como Monitor de Informática en el Colegio Público "Caja de Ahorros", formateando ordenadores, poniéndolos en red, preparando las clases, etc. Allí estuve casi dos años, enseñando a pequeños, mayores y padres todos los conocimientos que podía sobre la materia. Era un trabajo cómodo, por las tardes, bastante bien pagado, aunque sin contrato...

Por eso, en cuanto me ofrecieron trabajar como Profesor de Diseño Gráfico y Pre-impresión en la empresa ARANJO-Europa Artes Gráficas, no me lo pensé mucho, pues aparte de los sueldos, podía cotizar, y, lo más importante conocer el proceso de la impresión desde los diseños iniciales hasta la impresión final. Allí estuve otros dos años, el tiempo que duraron las subvenciones oficiales.

Otra subvención que concedieron a la empresa 2000-IR, me permitió impartir un Curso de Diseño Gráfico en la modalidad de teleformación coordinado por el Instituto de la Mujer. Duró el tiempo que se mantuvo la subvención, y... al hacerlo a distancia era difícil que las alumnas aprendieran los contenidos, más bien se dedicaban a tratar temas personales a través de los emails.

Nuevamente al paro, pero sin parar, pues seguía con mis trabajos a ordenador, teniendo buenas y malas experiencias con algunos clientes que en vez de ayudarte te intentaban utilizar (recuerdo uno de ellos que incluso me prometió trabajar en Santiago de Compostela para implementarle en una TPV (terminal de venta al público) los productos de su tienda de regalos cercana al Obradoiro y que al final no quería casi pagarme).

Poco tiempo después, un cliente que se interesó por mis trabajos con fotografía panorámica y su publicación en páginas web, me recomendó ir a trabajar como Diseñador Gráfico en "Raimbow-XPress" una empresa de Alcorcón dedicada a la fabricación textil y de complementos.

Diseño web para Raimbow-XPress, verano 2005

Otros dos años manejando sobre todo Freehand y Photoshop, además de conocer el proceso del diseño y producción en el mercado de la moda.

Y... gracias a Infojobs, un día me llamaron del periódico elfaro de Cartagena y Murcia. Allí enseguida me contrataron más que como diseñador gráfico para trabajar como pre-impresor en la rotativa que el periódico tenía en Lorca (Murcia).

Un trabajo al principio muy cómodo, a pesar de las dificultades y presiones propias de la tirada diaria de un periódico (participé en la implementación del proceso de filmación y de impresión por sublimación) además de otros semanarios, y de varias revistas mensuales en papel couche, en las que también realicé algunos diseños, sobre todo de publicidad.

elfaro región de Murcia y Cartagena       Crónica del Sureste

Casi seis años estuve en aquel medio de comunicación, en el que tuve hasta cuatro "jefes" que utilizaban el periódico además de la divulgación para sus intereses personales y políticos. Recuerdo al último de ellos que nos dijo que seguiríamos sin problemas, que iba a pedir una subvención de 1,5 millones de euros para continuar, y... en cuanto le dieron el dinero se fue corriendo.

Así, otra vez al paro, desde finales de 2010, nueva "época de crisis", antes de abandonar Lorca, realicé un Curso de Mantenimiento y Reparación de ordenadores que duró alrededor de 5 meses y... tres días antes de que ocurriera el terremoto de esta localidad, volver a mi querida Salamanca.

Desde entonces, he seguido con lo mío, formándome y enseñando, relizando diferentes trabajos relacionados con el Diseño Gráfico y Web, desde carteles a folletos, pasando por todo tipo de webs (incluso tiendas online), hasta que se me ha acabdo el paro... o las ayudas para los que "no trabajan o no paran de trabajar y de estudiar".


Hoy aquí, mañana...

Por si no fuera poco, para entretenerme por las mañanas y aprender algo más relacionado con la informática y el diseño web, como en Salamanca no hay ciclos de formación relacionados con el Desarrollo de Aplicaciones Web, me matriculé en el ciclo de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma (Colegio Santísima Trinidad) que tiene contenidos comunes con el primero, pero con temas de programación y manejo de bases datos y otros contenidos, que a mi edad, 46 años, son bastante difíciles de superar... y prefiero dedicarme más a lo de siempre, el Diseño Gráfico y Web, realizando todo tipo de trabajos a ordenador, para algunos clientes que me van saliendo tanto en Salamanca, como a distancia, gracias de nuevo a Injojobs (paradojas de la vida, quizás vuelva a Cartagena a trabajar).

Ésta era mi ubicación en Google Maps:



CONCLUSIÓN:

Con la realización de esta página, he intentado demostrar cómo es Salamanca, la ciudad donde he nacido, crecido, estudiado y trabajado, y... no me termino de desarrollar quizás porque no me ofrece una cierta seguridad laboral, es muy "bonita" sobre todo mirando el barrio en el que vivo, pero no se puede vivir sólo de la belleza y, aunque me vaya fuera tanto por ocio como por negocio, siempre la llevaré dentro.

Es una ciudad que no puede anclarse en el pasado, creo que al igual que el resto de España, incluso de Europa, debe mover a sus estudiantes para trabajar aquí, por y para la ciudad, de lo contrario cada vez estará más vacía por los que emigran... los estudiantes se irán y quedarán sólo los jubilados, con lo que perderá su hechizo.


José Antonio Alonso Talon
Calle Santa Bárbara, 63-75, 3ºF - 37006 - Salamanca
pepetalon@comunicart.net - pepetalon@gmail.com
Móvil: 636288497 - Fijo: 923050631

FORMULARIO:

Si desean realizar algún comentario sobre la web visitada, aquí pueden hacerlo rellenando el siguiente formulario:

Nombre:
Apellidos:

   





© Pepe Talon D.A.M. 2013-14
https://www.comunicart.net
Visita realizada: 

Salamanca, diciembre 2013

FUENTES:
http://es.wikipedia.org/wiki/Salamanca
http://www.lagacetadesalamanca.es